10 cosas que no deberías comprar más. Minimalismo y ahorro fácil

Hogar minimalista: salón con mesa y silla.


Hemos hablado otras veces de cómo pasarnos a una vida más simple nos puede ayudar a vivir, aprovechando de forma eficaz el tiempo y haciendo que gastemos nuestro dinero en cosas importantes. 

En este post te vamos a ayudar a identificar esos objetos que puedes dejar de comprar, para vivir de manera más sencilla. Reducir gastos, ahorrar y a la vez mantener tu casa ordenada con el esfuerzo justo es posible. Te enseñamos cómo. 

10 cosas que puedes dejar de comprar. Pásate al minimalismo y ahorra dinero.

1. Un segundo auto

Si no es imprescindible, reducir la flota a un coche, es una decisión inteligente. Ahorrarás miles de euros al año si te deshaces del segundo automóvil. 

Piensa en el coste en la compra, seguro, impuestos, revisiones y combustible entre otras cosas. Puedes ahorrar ese dinero y darle un mejor uso: como adelantar pagos de créditos pequeños o incluso de hipoteca.


2. Ropa de moda

Compra prendas de buena calidad y olvídate de la de temporada (hoy por hoy es semanal). Con el desastre que eso supone para tu bolsillo y el planeta. 

Márcate un Marie Kondo y deja en el armario las prendas que te encantan y que usas. ¿El resto? Se pueden donar, vender, regalar o incluso reciclar.

Apostar por colores básicos como el negro, el blanco o el gris, hará que tus prendas, no pasen de moda. Lo mismo con las estampaciones o dibujos. Mejor ninguno.


3. Kilos de artículos de belleza

Maquillaje, cosméticos, productos para el cuidado de la piel, perfumes, cremas, etc. ¡De verdad, no te hacen falta todos!

Compra artículos de calidad que necesites y que vayas a aprovechar.

No gastes dinero en potingues de belleza que no uses. ¡Llenan tu espacio de almacenaje y caducan demasiado pronto!


Quizá también te interese: 


4. Relojes y joyas

Hay gente que los acumula en su casa. Piensa: ¿cuántos llevas a la vez? ¿Usas esos pendientes y pulseras a menudo? ¿Son necesarias? 

Si das el paso de vender todo lo que no gastas, puedes sacar un buen dinero con el que reducir o incluso eliminar deudas de préstamos; o invertir todo ese capital en cosas importantes.

¿Viste esta idea? Las 4 formas más originales de reutilizar collares rotos

5. Envases de plástico para alimentos

Botes de vidrio para alimentos zero waste.



Es una tarea difícil eliminar los recipientes derivados del petróleo, si cada vez que vamos al súper, nuestra basura se llena de envases desechables.

Acude con tus propios botes, sacos o tarros y adquiere a granel. Este sistema no funciona todavía en muchos países, pero si todos comenzamos a practicarlo, seguro empujamos hacia el cambio.

Es curioso, cómo hemos retrocedido en este aspecto. Nuestras abuelas compraban a granel legumbres, frutas, verduras, jabón, detergente, etc. Los plásticos perjudican la salud y el medio ambiente.


6. Artículos de un solo uso

Utensilios desechables, tazas de café, pajitas de plástico, agua embotellada... 

Los residuos de este tipo pueden tardar cientos o miles de años en descomponerse. Están matando a la naturaleza: aunque nos aseguren que se reciclan, muchos acaban en ríos, mares... Por todas partes.

Para reducir el desperdicio y ahorrar dinero a largo plazo, pásate a los reutilizables. Hay muchas alternativas a los artículos de plástico desechables que se adaptan a tu estilo de vida.


7. Decoración de hogar

No hay nada de malo en personalizar tu casa por temporadas. Pero, no hace falta gastar dinero en decoración del hogar cada 4 meses. 

Hay muchas cosas que puedes reciclar, personalizar, pintar. En definitiva, cambiar sin que eche humo la tarjeta. Tiendas de segunda mano, rastros... 

La decoración minimalista nos pide que lo que traigamos a casa sea algo necesario, pero no feo. 

Busca el lado práctico de esas cosas que pueden dar carácter a tu espacio sin una gran inversión.


8. Recuerdos

De tus viajes o los de tu familia o amigos. Souvenirs que adquiriste y que luego no sirven para nada. 

¿Qué te parece si en lugar de comprar objetos, inviertes en experiencias o tiempo con la gente que quieres? Les gratificará mucho más.

¿Y qué pasa con las toneladas de fotos que guardamos? No hace falta tener 7/10 fotografías iguales de un mismo lugar con ángulos casi idénticos. 

Es algo que puede costar al principio, pero luego te acostumbras a eliminar y no duele tanto. Subirlas a la nube es una opción algo costosa (de tiempo si están en papel porque las tienes que escanear), pero ideal para nostálgicos.


9. Suministros relacionados con tus hobbies.

Quizás acumules revistas, lanas, patrones, abalorios... Cosas que durante algún tiempo eran importantes en tu día a día, pero que hoy no lo son. 

Trastos que ocupan tu garaje o trastero. Esas colecciones obsoletas deberían salir de tu casa.

Puedes donar, regalar o vender. Y dejar ese espacio para tus nuevos (y frecuentes) hobbies. 

Echa un vistazo al documental Minimalismo las cosas importantes de Netflix si te falta inspiración. Te aseguramos que después de verlo, no te va a quedar duda de que vas por el camino correcto. 

10. Velas

Si quieres crear en casa un ambiente hogareño, la solución no es llenarla de velas. 

Además muchas liberan toxinas dañinas. Usa menos y pásate a las de cera de abeja 100% pura. Y si el problema es el olor, usa aceites esenciales.

Ya ves que hay demasiados objetos en casa que molestan. Nuestro consejo es fácil: libérate de lo que sobra, dona, vende o regala lo que no necesites, y haz hueco para lo importante.

¿Y tú, qué podrías añadir a esta lista? ¿Te parece esencial reducir el consumo? Nos encantará saber qué opinas. Anímate a dejar un comentario.







Comentarios